«

»


Deportes de aventura

jul
18
2013

Espeleología y exploración de cuevas

INTRODUCCIÓN

La espeleología o exploración de cuevas es un deporte de aventura o extremo con cada vez más adeptos en todo el mundo. Mientras que la práctica totalidad de la tierra o incluso del océano ha sido explorada, las cuevas subterráneas que hay en nuestro planeta están relativamente vírgenes. En lugares desde Laos a Brasil, el viajero aventurero está buscando nuevas formas de ocupar su tiempo libre y los extensos sistemas de cavidades son difíciles de ignorar. Aunque la cantidad de gente que se anima a explorar el mundo subterráneo es aún pequeña, sobretodo comparado con otros deportes como la mountain bike, vemos cómo la espeleología es cada vez más conocida y muchos viajeros incorporan esta actividad en sus escapadas o viajes por el mundo.

EN QUÉ CONSISTE

La espeleología es simplemente el deporte recreativo de explorar cuevas. Mientras que muchos de los sistemas subterráneos del mundo han sido explorados a fondo, sobretodo los que hay en los países desarrollados, las cavidades vírgenes todavía existen en muchos lugares. En Sudamérica y Asia podremos encontrar las cuevas más grandes y menos exploradas, pero hay destinaciones de espeleología en todos los continentes. Los sistemas de cuevas vírgenes, aquéllos que aún no han sido investigados, son el paraíso de los espeleológos, el problema es que son poco comunes y sólo los mejores expertos saben cómo encontrarlos.

Muchas cuevas se hallan en lugares extremadamente apartados y el simple hecho de llegar hasta ellas ya supone un buen desafío. Quizás tengamos que hacer senderismo durante días para llegar hasta ellas, aunque algunas pueden estar céntricas en un parque nacional o estar cerca de una carretera importante. Una vez en la cueva, especialmente en las menos exploradas, tendremos que escalar o arrastrarnos entre rocas y estrechos pasos, esquivar estalactitas y estalagmitas, cruzar charcos, barro o incluso andar metidos en el agua. Si la cueva requiere bucear para llegar de un sitio a otro, entonces ya estaríamos hablando de espeleobuceo, una actividad más peligrosa sólo apta para expertos. Si tienes claustrofobia, mejor olvídate de hacer espeleología.

OPCIONES PARA PRINCIPIANTES

La mayoría de espeleólogos novatos sólo explora ligeramente una cueva y lo hacen durante menos de un día. Carecen del equipo principal, a excepción de una linterna, y posiblemente también hagan escalada o senderismo en la misma excursión. No buscan arrastrarse por minúsculos pasadizos ni atravesar zonas de agua, principalmente porque saben que no llegarán muy lejos sin un guía.

Las cuevas más conocidas del mundo son puntos de visita de viajes organizados y suelen tener caminos acondicionados. La mayoría de cuevas son solo cavidades o agujeros en el lateral de algún acantilado y que no tienen más de unos pocos metros. Otras son agujeros en el suelo y podemos andar hasta abajo y aún ver los rayos del sol. Este tipo de cuevas son las preferidas por los novatos para iniciarse. Por supuesto, hay otras más grandes y complicadas, a las que podemos acceder contratando un guía en las empresas de espeleología. En España, los precios para una sesión espeleológica de una o dos horas puede costar entre 40 y 70€ por persona.

OPCIONES PARA EXPERIMENTADOS

La gente con experiencia en espeleología sabe que esta actividad es todo un deporte de aventura. Quieren explorar las cuevas todo lo posible y llevan consigo todo el equipo que pueden precisar. Usan mapas, luces, palas y cuerdas. Desean llegar lo más lejos que se pueda físicamente. No tienen miedo de la oscuridad o de los extraños insectos. Tener que cavar o bucear puede ser necesario para alcanzar algunas zonas.

PUNTOS A CONSIDERAR EN LA PRÁCTICA DE LA ESPELEOLOGÍA

– Temperatura

Cuanto más nos adentremos en el mundo subterráneo, más frío hará. En algunos sitios las temperaturas pueden llegar a extremos que podrían causar hipotermia. El agua que podamos encontrar estará muy fría y el hielo no es raro en las profundidades de las cuevas. Una vestimenta que nos proteja del frío y del agua resultará esencial en estas situaciones. Si tenemos intención de bucear, un traje de buceo será preciso. Por supuesto, también existen las cuevas secas y con un poco de abrigo ya tendremos suficiente.

– Seguridad

La espeleología puede resultar un deporte extremadamente peligroso y muchas personas mueren cada año. Las inundaciones repentinas que pueden llenar completamente de agua la cueva es uno de los aspectos más peligrosos y el que suele provocar la mayoría de las muertes. Debemos conocer el tiempo antes de entrar en la cueva y consultar con expertos para saber con qué frecuencia ocurren las inundaciones. Otros peligros son la posibilidad de entrar en hipotermia por el frío, que se nos caiga alguna roca encima o sufrir un desmayo por falta de oxígeno. Hay algunas cosas que podemos hacer a la hora de tener una sesión de espeleología segura. Debemos asegurarnos que alguna persona fuera de la cueva sepa que estamos dentro, llevar cascos para protegernos la cabeza, vestir ropa adecuada y comprobar que tenemos suficientes pilas/batería en nuestras linternas. Debemos tener mucha precaución ya que las operaciones de rescate en el mundo subterráneo pueden resultar complicadas. Los rescatadores necesitan habilidades especiales, entrenamiento y equipo y tienen que avanzar a contrarreloj. Muchas veces, los rescates ponen a los rescatadores en tanto peligro como el que puede tener la persona a rescatar.

– Parques Nacionales / Áreas restringidas

Muchos países tienen cuevas protegidas o las han convertido en parte de reservas naturales o geológicas. Necesitaremos permiso para entrar a las cuevas restringidas, de lo contrario nos podrían poner multas elevadas. Normalmente estas zonas están bien señalizadas, pero debemos comprobar un mapa local para asegurarnos. Los espeleológos profesionales, que estudian las cuevas, son a veces los únicos que pueden decidir si permiten acceso al publico o no o podrían limitar nuestras actividades en alguna cueva en particular.

– Conservación del mundo subterráneo

El acceso a muchas cuevas está restringido porque el medio ambiente en el interior es extremadamente frágil y muchos de los animales son poco comunes. Algunos pueden sufrir daños por la luz y algunos pasos pequeños pueden quedar inservibles por la acción inexperta de algún explorador. Muchas cavidades contienen cantidades importantes de agua que se envían al exterior a través de tuberías para el consumo humano, con lo que se debe vigilar que nadie la contamine.

– Animalitos repugnantes

Muchas de las peores pesadillas van sobre cosas que encontramos dentro de las cuevas. Las cavidades subterráneas son el hogar de murciélagos, serpientes, arañas, ratas, gusanos, hormigas, lagartos y cualquier otro animal al que le guste la oscuridad, tienen ojos brillantes y hacen ruidos raros. Si tenemos el pelo largo, debemos intentar no llevarlo suelto. Puedes comprar una máscara si no soportas la idea de que estas criaturas te toquen la cara. Matar a estos animales es algo que no debemos hacer nunca, ya que muchos son considerados raros y están protegidos por leyes.

2 comentarios

  1. Manuel Ruiz Romero (Historiador) escribió:

    Cordiales saludos: Para ilustrar una de mis otras necesito una buena fotografía de exploración espeleológica de una cueva o sótano del la Sierra Negra de Puebla.
    ¿Me la pueden proporcionar? ¡Cuál es su precio?
    Gracias por la atención. M. Ruiz.

  2. Pepe Aaron escribió:

    hola, soy novato en esto de la eseleologia, y hace unos dias entre a una cueva en la que mi linterna de mano se apago de la nada y tuve que regresar creyendo que se me habian terminado las baterias, pero al salir aun funcionaban, a que se debe esto? y como lo puedo solucionar para terminar mi exploracion?

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>